TIEMPOS ESTOS, CRUDA REALIDAD

No puedo comprender desde cuando se rompió nuestra sociedad, desde que acontecimiento dejamos de ser humanos.
Ver las noticias todos los días me deja con el corazón roto cada vez mas.
Hay violaciones, asesinatos, robos en cada instante, en cualquier parte del mundo, y esa paz por la que se pelearon guerras, solo trajo y nos dejo mas desastre.
Ya no se si es a causa de la televisión o el Internet, o si nuestros padres  han convertido nuestras familias en escuelas de violencia y desamor.

Me duele imaginar en que mundo vivirán los hijos de estas generaciones, que mundo se les dejara, que ejemplo imitaran.

Llevo esta desazón desde hace unos días cuando viaje a Chile, y vi como los chóferes peruanos les cobraban a venezolanos para hacerlos pasar a Chile, pero ojo, solo para que pasen el control de Chacalluta, ese control en el cual no te cobran nada por hacer el tramite de ingresar a otro país, con tal que salgas dentro de los días permanencia que se dan, los cuales son 90 días.
Sin embargo, aprovechándose de la inocencia o de la necesidad de los venezolanos que vienen a ese país, en busca de oportunidades, esas que no tienen en la lejana Venezuela, donde su cruda realidad solo les permite comprar con todo el esfuerzo de una semana de trabajo una bolsa de arroz…estos sujetos les cobran 60 a mas dolares para que puedan pasar dichosa frontera, cuando lo único que deberían pagar es su pasaje en bus o en auto.

No entiendo como es mas la viveza, que la solidaridad. Yo creo que si nosotros estuviéramos en esa condición, no nos gustaría que se aprovechen así de nosotros.

Sigo esperando, confiando en que algún día, veamos el daño que nos hacemos entre nosotros y al mundo en que vivimos y cambiemos y mejores…

Anuncios

SUEÑO RARO

Estaba echada en mi cama, cuando tuve un sueño raro, en el, yo me iba de viaje, pero tan solo me iba por irme, por estar lejos de la cotidianidad, tan solo me iba…

Llevaba dinero como para irme lejos muy lejos…

De repente me encuentro en un lugar que no conocía ni sabia como se llamaba, y busco un taxi para que me lleve a un hospedaje.

En eso, el taxista me hace platica, y le lleva a una casa-hospedaje. Era un lugar rustico, donde la dueña era una señora que atendía con su hija menor.

Me dan una habitación, y el taxista carga mis cosas hasta mi cuarto. Luego cuando salgo a decirle que me lleve a comer algo, el taxi, ya no arrancaba, y era de noche, y pues no se como le dije que se podía quedar en mi habitación, ya que había espacio suficiente.

Luego de eso, empiezo a conversar con el taxista, me di cuenta que era joven, de un dejo extraño.

No se cuanto tiempo paso, pero le deje dormir en mi cama.

Luego de eso, el asumía el papel de ser mi pareja.

Salimos de la casa-hospedaje a pasear.

Pero me encuentro con personas conocidas para mi, y las saludo como de costumbre. Pero a mi acompañante no le agrada la idea, y se pone a pelear, para lo cual yo me siento consternada y asustada sin saber que hacer.

Trato de calmarlo explicándole que solo es un amigo, compañero de escuela.

Pasado esto, se repite el mismo incidente pero ahora con un conocido de mi familia. A lo cual me asusta aun más. Mi acompañante demuestra una actitud agresiva, que realmente me asusta y temía por mi vida.

Llegando a la casa-hospedaje, trato de disimular mi temor, me pongo a ordenar mis cosas, pero en mi cabeza me pongo a contar cuento dinero me quedaba, y que oportunidades tenia de escapar de el. A donde me iría. Tenia que regresar a casa o irme al extremo opuesto, y gracias a Dios no le di detalles de mi procedencia.

La señora dueña de la casa-hospedaje, viene a nuestra habitación a consultar algo, o a pedir ayuda, la cuestión es que él sale y se demora en volver.

Yo no dudo en intentar escapar, y lo hago, me voy, pero estando ya en la calle, no sabia como encontrar un paradero o terminal de transporte, para salir de ese lugar, estaba tan asustada que temía el me encuentre primero antes de irme.

Sube a un bus, y me sentía muy nerviosa, trataba de mirar en la calle y encontrar algún cartel que dijera terminal, estaba asustada.

Le pregunto a una señora, y ella me dice, este bus no va, pero si va lejos.

Seguía ahí, sentada, pensando que a donde me llevara este bus, me serviría para estar lejos del sujeto.

En eso para el bus, para el control. Y sube un joven uniformado, que se me hace familiar, y era Antony, mi Antony (el chico que me enseño tanto de la vida, del placer y de mi misma), me pide mis documentos y estando todo bien, nos deja seguir avanzando.

La señora con quien converse antes, se ríe, y hace el comentario, de que ella lo conocía, que había estado con el, y que era realmente bueno.

A lo cual instintivamente dije, que si. Que era realmente bueno (bueno cogiendo).

No me sentía celosa, solo feliz, porque Antony me había ayudado a seguir mi camino.

Y luego desperté.

Creo que extraño a Antony, y lo extraño seriamente, él fue el chico que conocí de casualidad, con quien tuve sexo por placer, con quien pude sentir muchos orgasmos en un solo tire, con quien me la pasaba bien, con quien reía, y no importaba si fuera un mal día, él me ponía de buen humor.

Deje de verlo ya hace tiempo, porque vivimos lejos, y cuando yo quería verle, él estaba de viaje, o cuando él quería yo estaba sin ganas o no podía recibirle.

Hace unos días intente empezar una relación con un compañero de la u, pero no lo amo, ni me siento atraída físicamente, era por el hecho de no sentirme sola, pero ni el sexo funcionaba, era absurdo en todos los sentidos.

Así que asumo que mi sueño era un recuerdo a mi misma, de que no intente algo que no va funcionar, que solo me haría daño, y que eso no va para ningún lado.

Y que mi relación con Antony por mas fría que parezca, es mas sana, y llevadera.

Así que uno de estos días volveré como el perro arrepentido a pedirle una cita a mi hombrecito de chocolate.

Bendito sueño.

 

Por cierto, nunca permitas que un hombre te lastime, golpee, física o mentalmente; si lo hace una vez, lo hará de nuevo. Antes de que sea tarde, vete, aléjate, huye, ámate, primero ámate. No busques que alguien mas lo haga por ti.

 

 

 

 

 

 

 

 

BUSCANDO AMOR

Realmente superar a mi primer amor, fue una tarea difícil, ya que estuvimos 4 años juntos, compartimos todo.

Dormíamos juntos, nos bañamos juntos, no había nada de mi que él que no conociera. Conocía mis olores, mis sonidos, sabia cuando estaba enojada o preocupada.

Yo soy del tipo de chicas que se preocupa tanto por su pareja, que no me importa madrugar para hacerle el desayuno. Por acompañarlo al terminal cuando tenia que viajar. Ayudarle con sus tramites. Hacerle masajitos cuando estuviese cansado, estresado. A darle ánimos cuando las cosas se pusieran feas, a llorar juntos si fuera necesario, a tragarme el rechazo de su familia.

Yo si siento que me comportaba como una madre, o no se si todas las enamoradas queremos solucionar el mundo de nuestras parejas somos así, pero yo era así.

Me sabia las canciones de su grupo o cantante favorito, y se las cantaba.

Hacia todo lo que estuviera en mis manos.

Di mucho de mi, di todo. Lo amaba.

Amaba sus besos, sus caricias. Amaba coger con él, él entendía mis gustos, me complacía.

Y pues algún día nuestra historia termino, y mi mundo se derrumbo.

¿Que haría con todo este amor? ¿A quien se lo daría?

La vida me presento a nuevas personas, a las cuales, pude conocer, sentí atracción.

Me relacione con ellas hasta el punto de tener intimidad. Pero no dejaba de compararlos con mi ex amor. Algo les faltaba.

Me alejaba luego. Me sentía vacía.

No lograba engancharme con nadie. No quería despertar con alguno todos los días. Sentía que mi mundo se hacia mierda.

Y luego, tan solo ya no quería amor, quería placer.

Como un cambio de chip, ya no quería buscar a alguien que llenase su lugar. Sabia que eso no se podría hacer jamas. No habría otro igual.

Así que me volví la peor versión de mi.

Habían unos chicos que me coqueteaban descaradamente, y siendo sincera, yo solo quería cogérmelos. Y fui tan sincera que mi sinceridad los sorprendía, yo no quería lazos, vínculos, solo deseaba pasármela bien.

Y pues, si juegas con fuego te quemas. Y me queme.

Uno era precoz, otro era diminuto, en fin… No encontré placer.

Me frustre.

Y solo espere y no busque. Todo tiene su tiempo.

 

 

 

 

Mascotas

Desde que era niña crecí acompañada de mascotas siendo estos perros,gatos, animales de corral y de establo. Me gustaba jugar con ellos. 

Así muchas veces pensaba que de grande podria ser veterinaria, pero hubieron ciertas circunstancias que me hicieron alejarme de esa decision, pero eso ha hecho que deje de tratarlas con respeto y amor. 

Actualmente tengo un amor y fascinacion por los perritos, segun mi experiencia son los animales mas amorosos que puedem existir. De hecho no imagino mi vida sin uno. 

Tuve dos perritas, Raysa y Mikela, eran madre e hija, ellas ya no estan conmigo, pero nunca las olvidare, todo el tiempo que estuvieron conmigo fueron el amor de mi vida… Aun las extraño, y espero tener otro u otra cachorro(a) y darles todo ese amor que llevo dentro de mi. 

PRIMER AMOR, DECIR ADIÓS

Descubrí el amor, en mi grupo de confirmación al cual daba charlas.

Recuerdo claramente la situación. Era un día martes, me asignaron un grupo de chicos de 16 a 17 años, y me hizo cargo desde el primer momento, no fue fácil, porque yo tenia 17 y ellos no me miraban con respeto, pensaban que era un juego, pero si algo aprendí es que  enseñar a adolescentes no es creerte superior a ellos, al contrario en tener empatía con cada uno, ya que cada persona es un mundo distinto. Algunas chicas me conocían del colegio y fue muy extraño para ellas, aun así, sentí su apoyo.

Estaba presentándome y explicándoles la dinámica de las charlas, del tiempo que pasaríamos juntos en su preparación para la recepción de su sacramento, hasta que llego EL, entro sin mas, sin saludar y solo tomo asiento. Yo quede espantada, porque lo correcto es mostrar educación y saludar. Así que le reprendí por su actitud.

Debo decir que desde el primer día, me cayo mal, y actuaba seria con EL. Trataba de darle una lección.

Pasaron los meses y debo reconocer que veía como las demás chicas se interesaban mucho en EL, no me había dado cuenta de que era simpático, era un chico guapo, y me costo admitirlo ya que me había dejado influenciar por la primera impresión.

Le di el beneficioso de la duda, y lo trate mas, poco a poco agarramos confianza, descubrí muchas cosas personales de EL, EL se abrió para mi, me contó su vida, y comprendí que había sufrido mucho, sentí pena, ya que comparada con mi vida, yo fui mas afortunada.

Llego un momento en que me sentía atraída, físicamente y sentimentalmente, le comente mis sentimientos, EL  dijo que no me creía, pero luego me confeso que también se sentía atraído pero que como era su catequista, sentía respeto, hasta me pidió disculpas por la primera vez que nos conocimos, luego de esto, empezamos una relación.

¿Pero que creen?

Empezamos mal, ya que el mismo día que empezó conmigo, le termino a una compañerita del colegio. Yo lo descubrí luego, ya que en una cita por casualidad leí mensajes en su celular. EL me explico que no estaba con esa compañera, que era ella quien estaba enamorada de EL. Y le insistía para verse.

Aclaramos eso, y yo confié en EL.

Salíamos a correr en las mañanas, llegábamos hasta la cima de ruta, y desde ahí observábamos el campo, el lugar que nos rodeaba, el hermoso paisaje que teníamos a nuestros ojos.

En ese lugar fue nuestro primer beso.

Era nuestro lugar, donde podíamos estar en paz, solos.

Yo acabe el colegio un tiempo antes que EL, y EL seguía estudiando. Nos veíamos poco durante el día, solo en las mañanas cuando corríamos a nuestro lugar.

Mis padres no sabían, ya que no querían que mantenga ninguna relación porque la consideraban distracción.

De este hecho se generaron muchos problemas.

Yo salia en las tardes a ver los juegos deportivos, al cual mi hermano acudía, y no podía estar con EL. EL pensaba que lo dejaba de lado, que me avergonzaba de nuestra relación, pero no fue así, es solo que no quería causar problemas con mi familia y con la suya. EL se sintió lastimado por mis actitudes, pero yo lo amaba, tratada de protegerlo y no podía cambiar las cosas, solo quería cuidarlo.

EL lloro muchas veces por este motivo, después de algún tiempo comprendió que solo trataba de cuidar nuestra relación. Aunque su familia ya me odiaba por hacerle llorar.

En esos años, mis amigos que también eran amigos de mi ex enamorado trataban de separarme de EL, y realmente nos hicieron mucho daño.

Yo me había enamorado por primera vez, no era esa ilusión, ya no estaba confundida, estaba enamorada, y quería que mis amigos lo aceptaran que compartieran mi felicidad, pero no lo hicieron y me tuve que alejar de ellos.

Decidí luchar por EL,  de ser felices juntos, de apoyarlo en todo, de estar siempre para el. Hacerle sonreír.

MI PRIMER ERROR.

Se acercaba navidad, y jugamos al amigo secreto, y yo sabia que EL quería darme el regalo  a mi, pero estúpidamente le dije: “ni se te ocurra regalarme un peluche, porque no me gustan”.

No pensé si el tenia dinero para comprar otra cosa, o quizá para el los peluches eran bonitos, pero el hecho es que cuando llego el día, el me dio un peluche el cual desprecie.

Fue la primera vez que lo lastime y lo asumo. Yo lo lastime.

Luego me di cuenta de mi error, y le pedí disculpas.


 

Pasado esto, vinieron las vacaciones. EL viajo donde su familia y nos dejamos de ver por tres meses. No pudimos comunicarnos seguido por la falta de celular, Internet y demás.

Luego EL regreso, pero estaba cambiado, se comportaba diferente, se volvió mas atrevido, coqueteaba con las chicas.

EL me encaro, me dijo que todo esto era por mi culpa, porque lo había lastimado y ya no quería sufrir por mi, que era el momento de que yo sufriera por el.

Tuvimos un año de peleas, celos, llanto, dolor. Nos alejamos.

EL hizo su baile de graduación, pero no me invito, llevo a su prima, porque sus tías se lo pidieron y yo me sentía molesta, dolida. En la madrugada recibí su llamada y EL me decía: “ven, ven, amor ven”.

Y no importo ese año peleados, yo solo fui a su lado, EL estaba alcoholizado, su primera vez,  pero me abrazo y delante de su madre me dijo que me amaba. Así que cursi o no. Yo me sentía feliz.

Después de esto, nos volvimos mas unidos.

Ese fin de año, su abuelo falleció. Y la vida volvió a ser difícil para nosotros. EL tuvo de apoyar a su abuela, superar esa perdida. Nos veíamos poco. Pero el tiempo que pasábamos, cada segundo era un segundo valioso.

Yo empece la universidad, y EL viajo a la casa de su abuela. Luego se mudo  a la casa de su tía. Pasamos otro año alejados.  Para fin de año, EL me pidió que lo acompañara a la casa de su abuela a conocer donde el había nacido y crecido su infancia y mitad de su adolescencia. Así que hicimos un viaje largo. Llegamos y nos recibió su tío, sorprendidos de mi presencia, no sabían como tratarme. La tradición decía que si un joven llevaba una mujer a la casa familiar era por que eran novios o esposos. Así que me trataron como su esposa.

Por primera vez dormimos juntos. Y créanme que fue extraño. Estuvimos una semana durmiendo juntos.

Hasta que un domingo, estando solos, hicimos el amor, y si lo llamo así es porque para mí fue perfecto, era el hombre que amaba, era como lo había imaginado.

Cielos, amaba a ese hombre, niño, joven. EL era todo lo que quería en mi vida. Esta experiencia se repetía muy seguido. Me sentía dichosa.

Al año siguiente, EL ingreso al cuartel. Nos volveríamos a alejar.

Cada permiso que tenia, la pasábamos juntos. Era una relación perfecta.

Hasta que un día, EL se enfermo, y lo llevaron a otra ciudad para hospitalizarlo y tratarlo.  Se hizo verano nuevamente y yo visitaba a mi familia, no podía comunicarme con EL, y EL resentía esta situación.  Después de tres meses, volví a la ciudad y retomar una comunicación seguida con EL.

EL me dijo que quería que lo visitara y así lo hice. Estábamos en un hospital, y me moría por abrazarlo, besarlo, tenerlo conmigo. Pero teníamos que mantener el protocolo.

EL me dio la noticia que en algunas semanas próximas le darían de alta y podríamos a estar juntos de nuevo.

Cuando regrese, el me devolvió un celular que le había prestado, y encontré mensajes que el mantenía con otra chica.

Mi mundo se hizo añicos, me sentía con el corazón roto. Después de tanto, teníamos que terminar así? no lo podía creer. Dolía.

Paso un mes. Yo estaba enojada conmigo misma y con EL, por habernos fallado y haber tirado a la basura todos nuestros años juntos.

Un día, EL, regreso. Toco la puerta de mi casa y me pidió hablar. Me explico que se había confundido, que estar solo en el hospital lo hacia extrañarme y necesitaba cariño, pero como yo no estaba ahí, el busco eso en otra persona, pero que me amaba y quería que lo perdone. Quería una oportunidad.

Yo no sabia que hacer, por un lado lo amaba, pero por el otro, estaba lastimada y sentía que esto se podía repetir y no quería sufrir.

LE DIJE QUE NO.

Nuestra historia termino. Le llore mucho tiempo, lo extrañe cada día, a veces me arrepiento por no decir SI.  EL se llevo la mitad de mi corazón, y me ha costado volver a pensar en una relación, se me hace difícil pensar en amar.

Espero algún día, volver amar. Volver a ser feliz. Lo necesito.

NECESIDAD DE AFECTO

Desde que recuerdo, pasaba poco tiempo con mis padres, nuestra comunicación era muy poca y todas mis dudas las apagaba con libros, tuve ese vació de afecto casi toda mi vida, y para rellenar ese vació, trataba de sobresalir, así mis padres valorarían mis esfuerzos, y me recompensarían con amor, claro, eso pensaba yo, no fue así.

Mi pubertad fue difícil porque mis demás compañeras me odiaban porque siempre tenia buenas notas, y no compartía mis tareas con ellas porque sentía que era producto de mi esfuerzo y ellas no se lo merecían, pero me juzgaban de sobrada, y me hacían sentir mal.

Para alejarme de ellas participaba en la Iglesia, hice nuevos amigos, y me sentía feliz, porque sentía que encajaba con esas personas.  Mis nuevos amigos eran dos años mayores que yo, y eras mas divertidos. Pasaba mucho tiempo con ellos, y compensaban mi necesidad de afecto.

Luego me refugie en las novelas historias, y solo leía y leía.

Hasta que me “enamore por primera vez”, claro que como ya lo mencione anteriormente fue una confusión. Aunque claro, en sus inicios pensaba que ese chico me amaba, y que eso me hacia bien, pero claro el amor a los 15 años no es amor, es solo ilusión.

Habían ocasiones en que sentía que odiaba a mis padres por no dedicarme tiempo, por no ser como las demás chicas que tenían a sus padres esperándolas a la hora del almuerzo, para preguntarme como me fue en el colegio, los necesitaba, pero no estuvieron ahí, y si estuvieron, o no se hicieron sentir, me sentía tan sola, tan solo era una chica que quería un abrazo, un te amamos, un todo va estar, los necesite tanto.

En esa necesidad de afecto, me refugie en la segunda persona que me hizo hablar de amor, aunque claro en estos momentos lo refiero a una segunda ilusión.

El fue mi acompañante en el baile de graduación, era uno de los niños simpáticos del colegio y era un honor que el fuera conmigo. Bailamos toda la noche, y cerrándose la noche el me llevo  a mi casa, y antes de despedirnos, el me beso, no en la mejilla, en los labios, y era algo que no me podía creer. El niño mas lindo del colegio me besaba a mi, era como un ¡Wow¡.

Como ya había acabado el colegio, tenia que postular a la universidad, y por ende mudarme a la ciudad, y prepararme para dar el examen de admisión.

Era el domingo que me mudaba, y fue el mismo día que el chico del baile, me pidió que fuéramos enamorados, yo mas embobada acepte de inmediato.

La relación se torno a distancia, nos veíamos los fines de semana, él pasaba esos días conmigo. El me apoyaba en todos los sentidos, y me sentía muy apegada a él.

No ingrese a la universidad, y regrese con mi familia, pasaba mas tiempo con el. Nos veíamos todos los días, pero a mis padres no les gusto, y tuvimos problemas.

El a pesar de todo me apoyaba, y nuestra confianza crecía cada día mas. Era mi amigo, mi enamorado, parecía que todo iría bien, su padre aprobaba nuestra relación. Pero las cosas no siempre funcionan como uno lo espera. La relación duro 8 meses y luego se acabo.

Me volví insegura, vacía de nuevo, sola…